LA CASA DE BERNARDA ALBA

LA CASA DE BERNARDA ALBA

26-27 abril
Compartir

La última propuesta dirigida por el actual director del Centro Dramático Nacional (CDN), el navarro Alfredo Sanzol, quien nos visitó con El bar que se tragó a todos los españoles en 2021, presenta su visión del clásico lorquiano.

NOTAS DEL DIRECTOR

La casa de Bernarda Alba arranca con una muerte y termina con otra. La muerte del padre abre el reinado despótico de Bernarda, que produce al final la muerte de su hija más joven, símbolo de vida, libertad y sexualidad. Bernarda es la encarnación de un sistema de normas sociales. Es su brazo ejecutor y también su víctima. La humanidad de Bernarda está en el deber cumplido de proteger a sus hijas de la ruina que pueden producir los impulsos sexuales en el contexto social que habitan. El miedo a caer en el ostracismo la lleva a aplicar de manera paranoide las mismas restricciones que cayeron sobre ella desde su infancia. Bernarda también fue una Adela. Es una Adela muerta en vida. Es una mujer con una herida tan grande que sólo ha podido encontrar la salvación tomando el relevo de sus agresores. Bernarda y su casa son la metáfora de una sociedad aterrorizada.

La casa de Bernarda Alba podría contarse desde la postura de Bernarda como la historia de una mujer que quería lo mejor para sus hijas. Una madre pragmática, realista, que conocía el mundo en el que vivía y que no dudó en usar toda su energía para frenar los impulsos anárquicos del instinto sexual. Una mujer consciente de la dureza de las normas sociales y del juicio dogmático de sus vecinos.

Desde la postura de Adela, La casa de Bernarda Alba podría contarse como una pesadilla en la que una madre paranoide, deshumanizada, y sin empatía encierra a sus hijas para guardar un luto absurdo de ocho años que puede acabar con la vida de todas. Suele ser frecuente escuchar que todo el mundo está con la postura de Adela pero, ¿cómo puede ser, si la violencia machista que sufren las mujeres en la casa de Bernarda es igual a la violencia machista que sufren las mujeres hoy, en nuestra realidad? ¿Hasta qué punto no vivimos todas en una casa en la que hay más Bernardas y Bernardos de los que pensamos?

Entre los títulos de la temporada 2023-2024, además de ‘La casa de Bernarda Alba’, también está ‘Poncia’, su spin-off teatral protagonizado por Lolita Flores (información y entradas clicando aquí).  

Duración

110 minutos

Ficha artística

De | Egiletza: Federico García Lorca. Dirección | Zuzendaritza: Alfredo Sanzol.

REPARTO | ANTZEZLE ZERRENDA. Intérpretes (en orden alfabético) | Antzezleak (alfabetoaren arabera): Ester Bellver (María Josefa), Eva Carrera (Amelia), Lupe Elizaga (Mujer 1), Ane Gabarain (La Poncia), Claudia Galán (Adela), Belén Landaluce (Magdalena), Maite Legarrea (Mujer 2), Patricia López Arnaiz (Angustias), Inma Nieto (Criada), Sara Robisco (Martirio), Isabel Rodes (Prudencia / Mendiga), Nerea Roldán (Mujer 4), Ane Sagüés (Muchacha), Teresa Sarriguren (Mujer 3) Ana Wagener (Bernarda). Voces actores | Aktoreen ahotsak: Elías González, Javier Lago, Jaime López, Daniel Llull, Carlos Serrano, Jaime Soler.

EQUIPO ARTÍSTICO | TALDE ARTISTIKOA. Escenografía | Eszenografia: Blanca Añón. Vestuario | Jantzitegia: Vanessa Actif. Iluminación | Argiztapena: Pedro Yagüe. Música | Musika: Fernando Velázquez. Sonido | Soinua: Sandra Vicente, Pilar Calvo. Movimiento | Mugimendua: Amaya Galeote. Caracterización | Karakterizazioa: Chema Noci. Fotografía y tráiler | Argazkia eta trailerra: Bárbara Sánchez Palomero. Una producción del Centro Dramático Nacional.

Esta web utiliza cookies, ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola. También puedes personalizar las cookies.   
Privacidad