Alfredo Sanzol regresa este viernes al Gayarre con una puesta en escena contemporánea de la ‘La casa de Bernarda Alba’

Alfredo Sanzol dirige por primera vez un texto de Federico García Lorca firmando una puesta en escena contemporánea de La casa de Bernarda Alba. Estrenada el 9 de febrero en la Sala Grande del Teatro María Guerrero de Madrid, la producción recala este fin de semana en el Teatro Gayarre como parte de una breve gira de cinco ciudades de la que forma parte el Pamplona junto con Valladolid, Córdoba, Murcia y Palma de Mallorca.  Las dos funciones que ya han agotado sus entradas se llevarán a cabo el viernes 26 y sábado 27 (ambas a las 20:00 horas).

En palabras del director del Centro Dramático Nacional el día la presentación de esta nueva versión, «con la puesta en escena de ‘La casa de Bernarda Alba’ lo que he querido es conectar directamente con la realidad que vivimos ahora. No he querido ver a estos personajes como unos fantasmas del pasado, unos fantasmas de 1936, que viven unos problemas solucionados; sino he querido contar una historia con personajes, que están ahora en nosotros y en nuestros cuerpos, viviendo nuestros problemas de ahora».

Se refiere a La casa de Bernarda Alba como «una radiografía que hace Lorca del sistema patriarcal que tiene unas estructuras que seguimos sufriendo ahora, como demuestran los datos. Contar Bernarda Alba en estos momentos, además de suponer una reivindicación de la belleza poética y dramatúrgica del texto, es también una denuncia de unas estructuras patriarcales que nos siguen haciendo víctimas a todos».

 

La puesta en escena pone el foco de atención en el cuerpo de la mujer amenazado por los hombres. Alfredo Sanzol expresa que «hay toda una realidad en off machista y brutal que pone en peligro la integridad física de las mujeres. Por eso Bernarda busca defender a sus hijas pero lo hace de una manera autoritaria. Esto provoca el conflicto con Adela, que representa una nueva generación conectada con la naturaleza y lo orgánico, que pone en cuestión las normas y ese sistema patriarcal queriendo vivir. Se trata del enfrentamiento entre la norma y la vida lo que da a La casa de Bernarda Alba su actualidad».

Uno de los objetivos principales del director ha sido el deseo de humanizar a Bernarda Alba como una mujer que es víctima del sistema patriarcal. «Bernarda es una mujer que quiere el bien para sus hijas pero usa unos métodos que son impuestos por un sistema patriarcal del que ella es también víctima», asegura Alfredo Sanzol.

PUESTA EN ESCENA CONTEMPORÁNEA

La puesta en escena dirigida por Alfredo Sanzol cuenta con quince actrices (en orden alfabético): Ester Bellver, Eva Carrera, Lupe Elizaga, Ane Gabarain, Claudia Galán, Belén Landaluce, Maite Legarrea, Patricia López Arnaiz, Inma Nieto, Sara Robisco, Isabel Rodes, Nerea Roldán, Ane Sagüés, Teresa Sarriguren y Ana Wagener. Todas ellas dan vida a las mujeres de la función. «Son las dueñas absolutas de los personajes que interpretan, y de ellas he aprendido durante todo el proceso de ensayos y sigo aprendiendo cada día», matiza Alfredo Sanzol.

Blanca Añón es la autora de la escenografía de esta pieza, una gran casa construida con enormes paneles luminosos que contrastan con los pocos elementos que vemos en escena: una mesa, algunas sillas negras y apenas algunos objetos más con los que se crean los distintos espacios que necesita la obra. Además, destaca la iluminación de Pedro Yagüe que crea un espacio frío y con una perspectiva que lo vuelve asfixiante; el vestuario de Vanessa Actif que juega con el contraste del negro y el color; la música electrónica de Fernando Velázquez; el sonido de Sandra Vicente y Pilar Calvo; el movimiento de Amaya Galeote que es clave en el montaje o la caracterización de Chema Noci.

LORCA PARA ALFREDO SANZOL

Alfredo Sanzol ha contado que su admiración por el dramaturgo Federico García Lorca viene de la adolescencia. Según ha narrado, «el primer libro que me regalaron de teatro con 14 años fue las Obras completas de Lorca, que me lo regaló mi madre. Lorca ha sido el primer autor de teatro que yo leí con 14 años. Ha formado parte de mi vida teatral y me ha influido a la hora de escribir y de ver el teatro».

El origen de llevar a escena La casa de Bernarda Alba se remonta a una conversación que tuvo Alfredo Sanzol con su madre, tras la lectura de la obra, en la que «una señora de 83 años y un señor de 51 años estuvimos hablando de sexualidad femenina dentro de una estructura social y política, es decir, de qué manera condiciona la existencia y las relaciones entre los seres humanos».

Esta web utiliza cookies, ver aquí la Cookie-en politika. Si continúas navegando, estás aceptándola. También puedes personalizar las cookies.   
Privacidad